martes, noviembre 28, 2006

LA ÚLTIMA TENTACIÓN DEL GOBIERNO: CONSTRUIR SIN DIOS


Los sujetos y los gobiernos de nuestras sociedades progresistas actuales sufren una constante tentación: crear, o más bien y en sentido estricto “construir”, pero sin Dios. Y no hablo de construir edificios o carreteras, sino de construir una ética. Una ética de la convención, desvinculada totalmente de cualquier absoluto o guía trascendente, por lo tanto relativa y por supuesto (y lo más importante) que no sea para los hombres en una ética de grandes esfuerzos. Esta ética de la convención propone una relativización de los valores absolutos; a saber: la Verdad no es Verdad absoluta, sino que depende. Lo Bueno (la Bondad) no es buena “aquí y en la quebrada del ají”, sino que depende.

Sabemos que la vida es un valor fundamental que debe ser respetado de manera inalienable, pero hoy este valor absoluto, que orienta nuestras vidas, nuestra naturaleza humana depende. ¿Depende de qué me pregunto yo? (¿De que puede depender la vida humana?). De las circunstancias económicas, sociales, anímicas y hoy políticas; del acuerdo al que haya llegado el Estado, o más bien de las imposiciones de control de un Ministerio ¡Nos cuentan tantos cuentos!

O sea nuestros políticos, nuestros gobiernos y los “intelectuales” progresistas que les apoyan, se echan al bolsillo la dignidad humana, la ley natural, el valor de la vida y nos dicen que las conductas éticamente correctas ya no dependen de una metafísica trascendente, de una religión, sino de lo que nosotros hemos acordado. ¡Chilenos, no se preocupen, Papá Estado, nos ha hecho un traje a la medida; la bondad, la verdad, la justicia y defensa de la vida la han adecuado un “poquito” para que todos podamos cumplir! No nos pongamos graves, ni exijamos tanto: pongamos el techo de nuestras normas morales bien cerca del suelo, de manera tal que todos podamos lograrlo sin esforzarnos. Han hecho de la moral una farsa, una traje a la medida, una ética del conformismo, una ética del mínimo esfuerzo (para nuestros gobernantes es más rápido y fácil des-hacerse de los no-natos, antes de educar en virtudes a los jóvenes).

Cuando los hombres comienzan a construir éticas de la convención y del conformismo, sin duda, el cálculo consiste en buscar lo más conveniente para sí, aunque realmente no sea lo Verdadero, Justo o lo Bondadoso y poco importa que en el camino puedan quedar no- nacidos (aborto), y enfermos terminales (eutanasia)

Entre las variadas consecuencias que encontramos, derivadas de las intenciones de constructivismo ético relativista podemos citar, entre otras: a) tomar como conductas éticas aquellas que no lo son (no toda ley es justa). b) el concepto de bien común queda reducido a expresión de hedonismo. c) la realización íntima de las personas en conceptos como felicidad, caridad y amor tienden a ser constructos por las morales impuestas ¿Cómo vamos a ser felices, si sabemos que la felicidad se logra solo por el bien, sin embargo los gobiernos y las sociedades progresistas actuales y los medios de comunicación masivos, nos dicen: sí, pero depende? ¿Acaso no se entiende? ¡La felicidad en tanto realización personal en la Verdad se logra sólo por el bien, el amor y la caridad!
¿Por qué tratan de hacernos creer que se puede lograr de otra manera, haciéndoles algunas adecuaciones?

4 comentarios:

Vicky dijo...

lo malo es k nadie hace nada... o por lo menos no se nota. Los que estan consientes de eso se quedan callados mirando mientras estas cosas siguen ocurriendo...
Pero algo hay que hacer...

me gusta mucho tu blog beny... sigue escribiendo!!!

chaito!!!!

Toyita.. ;)

Psicólogo Callejero dijo...

No he quedado indiferente a la reflexión planteada y me parece muy válida la posición de vuestra parte. Respeto posturas cuando estas saben desde donde están situadas y la intencionalidad que tienen. Lo respeto a Ud. y comparto la visión respetuosa de la vida y de una vida trascendente.

A pesar de que comparto el fondo del asunto expuesto por Ud. y que el reconocimiento a la dignidad humana y el respeto por valores trascendentes deben estar al centro de cualquier instancia representativa, observo un dejo de liviandad en vuestro análisis, una mezcla epistemológica que confunde dominios conceptuales distintos y que superpone categorías y una redacción a ratos airada y con matices de ironía. Sugiero exponer vuestra idea más coherentemente, pues estimo que el tono elegido narrativamente para su crítica resta fuerza a sus propios argumentos, pues juzga generalizadamente y en forma categórica. Cuando se refiere a "Papá Estado" no es muy distinto que decir "la verdad", "la justicia", etc., especialmente si en el fondo están estos valores.
No concuerdo con el epíteto "se echan al bolsillo la dignidad humana". ¿Todos?, ¿algunos?, ¿los que concuerdan con mis valores?, ¿quiénes?.
Lo invito a profundizar en vuestra idea, pues la intencionalidad de esta finalmente más que a criticar puede llevar a orientar a quienes no son capaces de visibilizar lo que ocurre con las políticas que orientan sus vidas.
Atentamente, Rodrigo Guerrero

Benedicto Vidal Ruiz dijo...

Estimado Rodrigo,

Recibe un cordial saludo.
Agradezco tu comentario.
Ok vamos viendo.

1. Lo importante es que estás de acuerdo conmigo de lo fundamental, la forma en que han sido expresadas las ideas han sido inteligidas, la pobreza de mi literartura tal vez no es muy agradable pero en la opinión liberad, sobre eso no puedo defenderme.

2. Sin embrago cuando UD. dice "observo un dejo de liviandad en vuestro análisis, una mezcla epistemológica que confunde dominios conceptuales distintos y que superpone categorías y una redacción a ratos airada y con matices de ironía". me parece un análisis aún más alambicado que el que pude exponer. Me pierdo en el barroquismo que sugiere cunado dice mezcla epistemológica (´¿con qué?) en fin. Si pudiera aclararlo se lo agradecería, aunque siento que no es más que una impresión de piel. En lo que no concuerdo es cuando UD. dice "liviandad", lejos de eso es una crítica muy sería. Hoy me dará la razón cunado el gobierno de Bachellet quiere pertenecer al grupo de Derechos humanos de la ONU, siendo que se reparte en Chile una píldora abortiva. me refiero a esas contradicciones vitales de querer contruir un progresismo "a la chilena" y de doble estandar.

3. Decir "Papá Estado" es definitivamente, muy distinto a decir "la Verdad" o la Justicia", puesto que existe en el hombre derechos fundamentales inalienables anteriores y superiores a los del Estado, entendiendo que este último está al servicio de la persona y no al revés, en este servicio justo debe respetar el derecho natural fundametal de la vida. El gobierno trata de poner a "Papá Estado" como garante de sus desiciones de esta manera, cualquier desición o interpretación subjetiva y relativista que da validada como justa.

4: El artículo de opinión reza acerca del gobierno, cuando digo, se echan al bolsillo la dignidad humana, me refiero a las desiciones de distribución de píldoras abortivas, contradiciendo los derechos naturales básicos del hombre, apelando a la liberad y a la propiedad del cuerpo, eximiendo a la libertad de su exigencia moral, transformándola así solamente en una elección de alternativas distintintas.

Creo que me referí y profundicé al menos un poco en los aspectos que UD. me indicaba. Le invito a ller en este mismo blog el artículo "Porqué tampoco se justifica moralmente el aborto en caso de violación". Allí encontrará una desarrollo mucho más extenso y más profundo de los elementos señalados en este comentario.

Saludos Cordiales,


Benedicto Vidal Ruiz

Benedicto Vidal Ruiz dijo...

Estimado Rodrigo,

Recibe un cordial saludo.
Agradezco tu comentario.
Ok vamos viendo.

1. Lo importante es que estás de acuerdo conmigo de lo fundamental, la forma en que han sido expresadas las ideas han sido inteligidas, la pobreza de mi literartura tal vez no es muy agradable pero en la opinión liberad, sobre eso no puedo defenderme.

2. Sin embrago cuando UD. dice "observo un dejo de liviandad en vuestro análisis, una mezcla epistemológica que confunde dominios conceptuales distintos y que superpone categorías y una redacción a ratos airada y con matices de ironía". me parece un análisis aún más alambicado que el que pude exponer. Me pierdo en el barroquismo que sugiere cunado dice mezcla epistemológica (´¿con qué?) en fin. Si pudiera aclararlo se lo agradecería, aunque siento que no es más que una impresión de piel. En lo que no concuerdo es cuando UD. dice "liviandad", lejos de eso es una crítica muy sería. Hoy me dará la razón cunado el gobierno de Bachellet quiere pertenecer al grupo de Derechos humanos de la ONU, siendo que se reparte en Chile una píldora abortiva. me refiero a esas contradicciones vitales de querer contruir un progresismo "a la chilena" y de doble estandar.

3. Decir "Papá Estado" es definitivamente, muy distinto a decir "la Verdad" o la Justicia", puesto que existe en el hombre derechos fundamentales inalienables anteriores y superiores a los del Estado, entendiendo que este último está al servicio de la persona y no al revés, en este servicio justo debe respetar el derecho natural fundametal de la vida. El gobierno trata de poner a "Papá Estado" como garante de sus desiciones de esta manera, cualquier desición o interpretación subjetiva y relativista que da validada como justa.

4: El artículo de opinión reza acerca del gobierno, cuando digo, se echan al bolsillo la dignidad humana, me refiero a las desiciones de distribución de píldoras abortivas, contradiciendo los derechos naturales básicos del hombre, apelando a la liberad y a la propiedad del cuerpo, eximiendo a la libertad de su exigencia moral, transformándola así solamente en una elección de alternativas distintintas.

Creo que me referí y profundicé al menos un poco en los aspectos que UD. me indicaba. Le invito a ller en este mismo blog el artículo "Porqué tampoco se justifica moralmente el aborto en caso de violación". Allí encontrará una desarrollo mucho más extenso y más profundo de los elementos señalados en este comentario.

Saludos Cordiales,


Benedicto Vidal Ruiz

2:00 PM